Retroceder   ExVagos > Zona Bla Bla > Ateneo > Historia

Avisos



La flota del almirante Rozhestvenski. Una sarta de despropósitos


 
 
Herramientas Desplegado
 
#1  
Antiguo 13-feb-2018, 18:26
Avatar de MacCarlinhos
MacCarlinhos MacCarlinhos está desconectado
Colaborador
 
Fecha de Ingreso: mayo-2016
Ubicación: Terra de Breogan
Mensajes: 15.993
Gracias: 47.199
Le dieron las gracias 55.796 veces en 15.783 Posts
Cool La flota del almirante Rozhestvenski. Una sarta de despropósitos

A finales del siglo XIX, Rusia se había extendido por Siberia, y en 1869 había habilitado el puerto de Vladivostok, desde donde extender su dominio al océano Pacífico. Sin embargo, los altos mandos de la corte zarista olvidaron el pequeño detalle de que las instalaciones rusas en el Pacífico debían ser protegidas convenientemente con una escuadra de guerra, si es que querían crear un área de influencia en la región y especialmente domeñar a Japón, país por el que el zar sentía una especial animadversión desde que, durante una visita al mismo, un fanático hubiera perpetrado un atentado contra él que le había dejado una fea cicatriz en el rostro.

Cuando en 1904 estallaron las hostilidades entre Rusia y Japón por la hegemonía naval en el océano Pacífico, los rusos estaban cualquier cosa menos preparados. Como el canal de Suez estaba en manos británicas, se le pidió al almirante Zinovi Rozhestvenski (1848-1909) que navegara con su obsoleta flota nada menos que dieciocho mil millas desde el mar Báltico hacia el Atlántico, lo recorriera entero hasta el sur de África, y desde ahí cruzara todo el océano Indico para enfilar, por el Pacífico, hacia Japón.

almirante Zinovi Rozhestvenski

Todo ello, al mando de la mayor escuadra de la historia movida por calderas alimentadas con carbón, pero sin que hubiera una sola base de suministros en todo el camino, lo que obligó al mando ruso a concertar de emergencia una serie de reuniones en alta mar con barcos de abastecimiento de la compañía Hamburg-Amerika con el fin de proporcionar a sus naves el carbón sin el cual hubieran acabado convertidas en cacharros inútiles a la deriva.

Para colmo, muchos de estos buques de la clase Bodorino realizaban su viaje de prueba. En cuanto a los de la clase Suvárov, las condiciones eran peores; las ocurrencias y modificaciones tardías de los diseñadores rusos habían hecho que estos buques fueran tan pesados que el armamento secundario inferior no podía usarse en ningún tipo de mar. La situación en los Suvárov fue tan crítica que, a los pocos días de marcha, Rozhestvenski les envió orden de que no enarbolaran estandarte alguno que no fuera esencial, para que ni siquiera este peso desestabilizara las naves y las llevara a volcar.

Además, sobre la incompetencia de la tripulación y la corrupción de los oficiales se podrían escribir libros enteros. Por tanto, con semejantes buques y tal falta de apoyo logístico, la expedición militar de Rozhestvenski estaba literalmente condenada al fracaso. Su triste destino final se llevó a cabo cuando por fin consiguieron llegar a aguas japonesas sólo para ser hundidos por la fresca y superior armada nipona, que además luchaba en su propio territorio.

Desde prácticamente el inicio de ese largo viaje, los marineros rusos estaban nerviosos y avistaban torpederos japoneses por todas partes. En la tarde del 21 de octubre de 1904, el Kamchatka, barco de reparaciones de la flota, telegrafió al resto que estaba siendo atacado; el mensaje había sido radiado por el capitán, que en ese momento estaba borracho y que, en su embriaguez, había tomado a un mercante sueco, un pesquero alemán y una goleta francesa por buques japoneses. El Kamchatka les disparó trescientos obuses, antes de que la «batalla» terminara.

Esa misma noche, se cruzaron con una flotilla de unos treinta barcos pesqueros británicos. Los rusos, nerviosos, interpretaron incorrectamente las señales del Kamchatka y abrieron fuego. Uno de los pesqueros británicos fue hundido, al tiempo que varios pescadores fueron heridos y unos cuantos muertos. En la confusión de la noche, al aproximarse el crucero Aurora, que no había participado aún en la escaramuza, los rusos lo tomaron por una de las naves japonesas y abrieron fuego sobre él. Afortunadamente, las mutuas incompetencias se anularon y sólo la asombrosa impericia de los artilleros rusos impidió que este fuego amigo cruzado produjera daños mayores a la propia escuadra rusa.

Cuando la noticia llegó al Foreign Office británico, estuvo a punto de provocar una guerra entre Rusia e Inglaterra. La prensa británica, por su parte, se cebó en Rozhestvenski y su escuadra. Finalmente rusos e ingleses llegaron a un acuerdo por el que los primeros pagaron sesenta y seis mil libras esterlinas a los pescadores víctimas del incidente. En cuanto a Rozhestvenski, se le ordenó recalar en Vigo, donde fueron dejados atrás los oficiales considerados responsables del incidente.

Ruta de la Flota Báltica a la Batalla de Tsushima.

Uno de los problemas logísticos más recurrentes se relacionaba con los libros de códigos, poco y mal repartidos entre la flota. Peor aún eran las prácticas de artillería. En su juventud, Rozhestvenski había ganado fama por su puntería, pero ahora sus hombres no eran capaces de acertar a ningún blanco estacionario. Por ejemplo, al final de un ejercicio, la bandera de señales marcaba un solo impacto… no en el blanco mismo, sino en el barco que lo remolcaba. En otra ocasión, los ejercicios con torpedos no sólo fueron un fracaso, sino que además, de siete, uno de ellos se atascó, sólo dos mantuvieron un rumbo estable (pero no dieron en el blanco) y el último empezó a dar vueltas en círculos, asomando la nariz y sumergiéndose alternativamente en las aguas, lo que sembró por supuesto el terror en la flota completa.

Cuando le enviaron refuerzos a Rozhestvenski, este, sabedor de que aquellas naves de refuerzo eran sólo «viejas bañeras», en lugar de esperar, ordenó acelerar el rumbo de la flota, escapando de sus propios refuerzos, para que no se sumaran a su escuadra. En plena fuga, cortaron inadvertidamente el cable de comunicaciones telegráficas entre Tánger y Europa, dejando incomunicadas a ambas regiones durante cuatro días y generando de paso un nuevo incidente diplomático internacional.

Cuando llegó al mar de Japón, Rozhestvenski estaba completamente baldado, con ataques de neuralgia que lo inmovilizaban en el camarote. Le llegó entonces la orden de vencer, enfilar luego a Vladivostok y entregar el mando a Birílov, un conocido petimetre que había ganado reputación de gran guerrero más con dotes cortesanas que verdaderamente militares, porque nunca había estado en acción.


Rozhestvenski se topó con la flota japonesa en el estrecho de Tsushima, dio dos órdenes completamente descabelladas y luego fue puesto fuera de combate por los cascotes de una granada que impactaron en su cabeza. Capturado por los japoneses y liberado tiempo después, debió afrontar la ley marcial. Aunque se probó que no había rendido la flota por haber estado inconsciente, Rozhestvenski consiguió sacar un último gesto de heroísmo y se negó a excusarse de la responsabilidad que le cabía como superior al mando, pidiendo en vez de ello clemencia al zar. Este se la concedió y le conmutó la pena de muerte por un corto periodo de prisión. El yate armado rápido Almaz (clasificado como crucero de 2.ª fila) y dos destructores fueron las únicas naves que pudieron llegar a Vladivostok (otros tres buques llegaron al puerto por entonces estadounidense de Manila, en las islas Filipinas).

Casi toda la flota rusa del Báltico se perdió en la batalla de Tsushima, mientras que los japoneses solamente perdieron tres botes torpederos (los números 34, 35 y 69). El resultado de la batalla fue que Japón, tras la victoria, pasó a ser una temida potencia naval de primer orden, rivalizando con Gran Bretaña, Alemania y Estados Unidos. Asimismo, reivindicó el concepto del acorazado como arma principal, que prevalecería durante los años siguientes y que influiría enormemente en la ingeniería naval mundial.
__________________



Rock & Roll
Muchas gracias a mi querida amiga aliciamaria y a MrWolf
"La ignorancia no es no saber sino no querer saber"
Responder Citando
Los siguientes 5 Usuarios le dieron las Gracias a MacCarlinhos por este Post:
amadeo22 (14-feb-2018), amelia (13-feb-2018), Fionovar (26-feb-2018), guaxa (14-feb-2018), Yatevale (20-feb-2018)
 



(0 miembros y 1 visitantes)
 
Herramientas
Desplegado

Normas de Publicación
No puedes crear nuevos temas
No puedes responder temas
No puedes subir archivos adjuntos
No puedes editar tus mensajes

Los Códigos BB están Activado
Las Caritas están Activado
[IMG] está Activado
El Código HTML está Desactivado

Ir al Foro


La franja horaria es GMT +1. Ahora son las 10:31.


Powered by vBulletin®
Copyright ©2000 - 2018, Jelsoft Enterprises Ltd.
Exvagos1.Com Exvagos es marca registrada.